ESTILO DE VIDA

El cuento de no acabar

En el tornado que tenemos por mundo hoy en día, hace que sea realmente fácil que nos aliemos con las inseguridades, miedos, envidias y demás. Está claro que la sociedad ha creado unos estereotipos imposibles con los que tenemos que cumplir o si no «no somos suficiente». En mi opinión, el hecho de que todos fuéramos iguales sería una verdadera pena…

La cantidad de personas que han sufrido o sufren de depresión o ansiedad por este tema en concreto, son incontables. Y es que es muy difícil dejar de mirar los escaparates de nuestro alrededor, para empezar a mirarnos a nosotros mismos. Por suerte, hay muchísimas maneras con las que puedes empezar a descubrirte; desde libros, hasta ir a terapia. Hablando de terapia, aún no entiendo por qué para muchas personas este tema sigue siendo tabú. La lectura me parece super importante a la hora de dar este paso, ya que lees de lo que tienes curiosidad, de lo que te puedes reír o de lo que quieres aprender. Podría ser una buena manera para empezar a enfocarte en algo que vaya contigo.

Te puedo asegurar, que cuando consigues llegar a este punto y consigues verte (y no lo que quieres que los demás vean), es ahí donde empieza tu verdadero universo. Serás consciente de tus verdaderos gustos, tus pasiones y dejarás que salga tu verdadera personalidad. Cuando empiezas a saber quién eres ya no hay tanto miedo, ya no hay tantos celos, ya no hay tanta tristeza y ya no hay vuelta atrás.

No voy a mentir y decir que llegar aquí es fácil. Como he dicho antes, hay maneras de llegar pero requieren esfuerzo y mucha mucha dedicación. Evidentemente el resultado es de los más gratificante, cuando descubres todo tu potencial, todo lo que puedes llegar a hacer y te concentras en esa búsqueda de felicidad, de éxito (siempre de una manera personal).

Al ir en busca del éxito personal (puede ser en el trabajo, en el área familiar, en el ámbito sentimental, etc), es muy fácil caer en la frustración, ya que cuando sabemos lo que queremos, lo queremos ya y sin esfuerzo. Aunque sabemos que las cosas no funcionan así, es muy fácil enfadarse y abandonar. En mi caso, he abandonado cientos de veces, dejando escapar oportunidades y lo que es peor, defraudándome a mí misma.

Hemos leído y oído miles de veces que hay que ser constante, que la perseverancia es una clave importante y que hay que tener paciencia. Pues te diré que son puntos que hay que tener muy presentes. Si los añades a tus ganas de cambiar, superarte, encontrarte o llegar al éxito personal, son caminos que vas a tener que seguir en este cuento que no acaba nunca.

No hace falta que te diga que esta pelea constante se nos presentará en cualquier situación cotidiana. Puede ser una decisión importante que tengas que tomar en el momento, una persona que te pide consejo y te ves obligado a cumplir como alguien importante para él o ella.

Evidentemente, esto lleva tiempo, esfuerzo y un largo recorrido. En mi caso, de vez en cuando vuelvo a caer en esas inseguridades y miedos y tengo que volver de vuelta al camino, siempre siendo consciente de quién soy y lo que realmente quiero para mi.

Como bien he dicho antes, este es el cuento de no acabar, una lucha diaria que cada vez será un poco más fácil, pero no por ello menos importante. Te invito de corazón a que empieces tu propio cuento, y descubras quién eres, y lo que realmente quieres hacer.

Un bisou.

Sin comentarios

    Deja tu comentario