ESTILO DE VIDA

¿Estoy donde quiero estar?

Con un torbellino de ideas y pensamientos en nuestras cabezas, cuesta centrarse en lo que de verdad importa: nuestra felicidad. Para ello, puedes empezar por preguntarte ¿estoy donde quiero estar?

Hoy en día, y más en los tiempos que corren, nos preocupamos siempre de nuestros deberes, de cumplir con el trabajo, casa, amigos; el entorno en general. Parece que poco a poco se ha ido construyendo una vida a nuestro alrededor, y empiezas a darte cuenta de que tú cada vez vas despareciendo más y más. ¿Te ha pasado alguna vez?

¡No entres en pánico! No eres la única, tranquila. Este tipo de sentimiento puede deberse a que hace ya mucho tiempo dejaste de hacer lo que haces porque te guste. Se ha convertido en un hábito, una rutina que ha dejado de tener sentido. Recuerda que hablo desde mi más humilde experiencia, no soy psicóloga ni soy una experta en temas tan complejos y delicados. Pero quiero que sepas que a mi también me ha pasado, que no es nada agradable y que se puede solucionar. Así que, te propongo algo:

  • Empieza haciendo una lista de las cosas que te importan, lo que más quieres y de lo que no te podrías deshacer ni dejar a un lado.
  • Ahora bien, ¿qué te parecería hacer otra lista con aquellas cosas que sí podrías dejar de lado? Las que te den más problemas de lo normal o las que te quiten el sueño.

Tómate tu tiempo para compararlas y sacar tus propias conclusiones: qué quitarías de la «lista de lo que podrías dejar de lado» o por qué la sustituirías.

Si se trata de algo familiar, es muy delicado y difícil, porque no puedes dejarlo de lado por completo, pero tienes que pensar en tu felicidad y para llegar a ella necesitas bienestar. No hace falta que te separes totalmente, pero sí que que te alejes hasta que deje de ser nocivo. Problemas como este pueden quitarnos el sueño, y si lo piensas bien, muchas veces el problema por el que nos angustiamos ni siquiera es nuestro.

Por otro lado, si sientes que el problema radica en tu propio hogar (hablo de un problema de falta de entendimiento o búsqueda de uno mismo), busca esos rartitos que puedes aprovechar para ti. Mímate un poco y sobre todo, busca tu bienestar. Aunque sólo sea quedarte sola y leer durante una hora.

En el caso de que sea el trabajo, que no cunda el pánico. Sé que es algo que da bastante miedo porque es tu sustento y te preocupa, no te imaginas la cantidad de cursos y proyectos nuevos que puedes hacer desde casa. Además, ¡todos tenemos talentos escondidos! Hoy en día tenemos más facilidades que nunca para encontrar aquello que nos llene en:

El cambio siempre va a estar en tus manos, pero investiga diferentes maneras de facilitarte ese recorrido.

Por otro lado, mi más sincera enhorabuena a aquellas personas que no se hayan sentido así, mantenéis un equilibrio constante y mucha positividad, ¡algo que es digno de admirar!

En fin, hasta aquí llegan mis palabras por hoy. Espera, una cosita más… ¿estás donde quieres estar?

Espero de corazón que te sirva para reflexionar, escucharte y tomar decisiones, pero te vuelvo a decir que desde mi más sincera humildad y experiencia.

Un bisou.

Sin comentarios

    Deja tu comentario